El comercio exterior mundial paralizado por la crisis de la naviera coreana Hanjin

16/09/2016

La empresa de transporte coreana Hanjin, especializada en el transporte de mercancías a nivel mundial, entró en suspensión de pagos la semana pasada y ha puesto en jaque el comercio exterior mundial.

El bloqueo de 89 de sus buques a las puertas de los grandes puertos internacionales va a suponer, a largo plazo, problemas operativos y consecuencias directas para los consumidores ya que verán como el coste de los productos aumenta de manera significativa.

Con una deuda de más de 4.000 millones, la descarga de sus contenedores supondría para un puerto el desembolso de 30.000 euros, y en estos momentos no hay ningún operador portuario que quiera hacerse cargo de ello por el riesgo a no cobrarlos.

Muy posiblemente, los bienes que se hallan dentro de los buques bloqueados ascienden a más de 12.000 millones de euros. Entre ellos todo tipo de productos: desde camisetas a hornos, hasta televisiones o bolsos fabricados por empresas exportadoras que también verán mermadas sus cuentas anuales por no poder cumplir con los plazos de entrega de sus productos. La situación es extremadamente preocupante teniendo en cuenta que la campaña de navidad ya se encuentra a la vuelta de la esquina.

No obstante, Hyundai – otra naviera coreana – organizará en los próximos días un transporte extraordinario con 13 barcos que zarparan hacia EE.UU. y Europa respectivamente para intentar paliar la situación. A su vez, la naviera Maersk proporcionará servicio de transporte entre Asia y la costa oeste de EE.UU. con una dotación de seis buques.

Las consecuencias económicas para Corea también se prevén desastrosas ya que hasta 11.000 trabajadores podrían quedarse sin empleo. Además, el gobierno ha tenido que destinar unos 90.000 millones de euros ante tal emergencia.

Mal momento, pues, para el sector naval que podría acabar el presente ejercicio con unas pérdidas entorno a los 4.000 millones de euros.


this
this