La gestión logística de las operaciones triangulares en el comercio exterior (II): Unificación de conceptos ante un campo por desarrollar




Una de las cuestiones básicas que se nos presenta ante las operaciones triangulares del comercio exterior y la exportación, es la conceptual, que aunque no es esencial para el desarrollo operativo de las mismas, sí lo es a efectos de sentar las bases  de un campo desconocido que, como empresa exportadora, nos facilitará el poder para entender su funcionamiento y alcanzar de forma más eficiente las resoluciones de las diferentes tipologías de dichas operaciones.

En primer lugar, definamos el concepto de operación triangular en su sentido más genérico, para poder profundizar en sus variantes y especificaciones.

Las operaciones triangulares (cross trade), o también conocidas como de intermediación, se distinguen por la existencia de al menos tres empresas ubicadas cada una de ellas en Países distintos. La empresa exportadora A (Fabricante/Suministrador), vende a la empresa B (Intermediaria) y ésta a su vez vende a la empresa C (Compradora final).

Existe un elemento definitorio de la operación triangular: la mercancía ha de ser transportada directamente desde el país A (Fabricante/Suministrador) al país C (Comprador final).

La operación triangular se define desde el vértice B (Intermediario), siendo éste el titular de la operación. Por lo que para el resto de empresas intervinientes son una venta para A (Fabricante/Suministrador) y una compra para C (Comprador final). En nuestras definiciones consideramos que el Intermediario B se sitúa en España.

En la definición anterior observamos dos elementos esenciales de “toda” operación triangular. Uno, la existencia de al menos tres empresas ubicadas cada una de ellas en países diferentes, por lo tanto han de haber tres o más países. Dos, transporte directo desde el Fabricante/Suministrador A al Comprador C.
 

Las que parecen pero no son (operaciones asimiladas)


A partir de esta definición, se nos plantea qué hacer con aquellas operaciones en las que concurren algunas, pero no todas, las circunstancias definidas anteriormente como operación triangular; las que denominamos “las que parecen pero no son” o también operaciones asimiladas a las operaciones triangulares.

Lo parecen porque intervienen tres empresas a las que definimos igualmente como ya lo hicimos con las operaciones triangulares. Es decir, Fabricante/Suministrador A, Intermediario B y Comprador C. Y hay un transporte directo desde el País del Fabricante/Suministrador A al País del Comprador C. El elemento que diferencia a estas operaciones de las triangulares, es la existencia de tan solo dos países en vez de tres o más de ellos.

Esta tipología de operaciones no pueden ser desechadas por no “encajar” de forma conceptual en lo que hemos dado por definir como operación triangular. No lo pueden ser, porque igual que ocurre con las triangulares, estas, las que parecen pero no son, se han visto aumentadas en los últimos años y por lo tanto necesitan de una respuesta profesional por parte de aquellos que nos dedicamos al amplio mundo de los servicios en el comercio exterior.

En esta amplia definición encontramos una “basta” variedad de operaciones en las que incidiremos en próximos artículos. A modo de ejemplo, no siendo las únicas, sirva la diferencia que existe, en el tratamiento fiscal-documental y aduanero, entre aquellas en las que el Comprador C se sitúa en un Estado miembro de la UE y en las que se sitúa en un País no comunitario (extracomunitarios).

Una vez definido lo que es y lo que no es una operación triangular, seguiremos conceptualizando términos que nos ayuden a dar una mejor respuesta operativa al universo de las operaciones triangulares.

Autor: Alberto Rino Sánchez
Director de Programas de ESNI Business School (Educatio Humanum) www.esni.es
Consultor especialista en el ámbito aduanero-fiscal en la Consultora Docere Humanitas
Pionero en la formación y consultoría en operaciones triangulares.