Ventajas del “trabajo basado en Internet” ante el mercado japonés (y II)




En 3 minutos:

Primera parte de este artículo en: e-export

Estos no son más que algunos ejemplos del papel que tiene la tecnología de la información en Japón. La difusión de tanta comunicación a través de www se convierte en una vía de doble sentido la cuál permite el acceso a un mercado tan duro como el japonés. Nos permite acceder a información de todo tipo. La información no nos garantizará el éxito en Japón pero sí será la base de la formación para este mercado.

El japonés es un consumidor muy exigente, posee una capacidad adquisitiva muy elevada (30.000 dólares per cápita en 1999) y es un mercado muy homogéneo ya que el 80% de la población se engloba dentro de una clase media. En 1996 las importaciones niponas ascendían a casi 350.000 millones de dólares. Lo que supone un incremento de 220.000 millones de dólares respecto a 1985. Teniendo en cuenta que la década de los 90 se considera periodo de crisis económica en Japón.

Que el japonés sea un consumidor exigente conllevará a que deberemos conocer todos los detalles de nuestro producto o servicio a la perfección y además conocer la idiosincrasia de la forma de hacer nipona.

• Costumbres
• Forma de hacer negocios
• Paciencia
• Llegar a ganarse su confianza

La información como contrapartida de un contacto comercial es muy valorada en Japón, tanto que la forma de presentarla se considerará como una muestra del prestigio de nuestra empresa y producto.

“Ofrecer información como muestra de nuestro prestigio”

Información, con esta evitaremos un gran choque cultural, a la vez que los japoneses evaluarán de forma muy positiva los conocimientos sobre distintos aspectos de la realidad e historia japonesa e incluso podremos tener la oportunidad de impresionarlos. Así demostraremos un interés más que comercial lo que se asociará en grado positivo con la forma de hacer negocios japonesa, la cual mezcla objetivos profesionales y personales a largo plazo.

Internet como herramienta será primordial al iniciar nuestros pasos hacia Japón, sea cual sea nuestro objetivo. También debe acompañarnos durante nuestras investigaciones y debemos ejercer un uso continuado. A pesar de la importancia de Internet no debemos olvidar sus desventajas a la hora de profundizar en nuestras relaciones.

El japonés requiere un contacto personal profundo y continuado
con cualquiera de los agentes que rodean la actividad empresarial. Ante esto no cabe sustituto. Esto es uno de los motivos por lo que las cadenas de distribución son tan complicadas en Japón. El cliente/consumidor es muy exigente lo que requiere un contacto directo para esclarecer cuales son las últimas tendencias y necesidades. Esto se traslada a cada uno de los eslabones estableciendo como necesarios cada uno de ellos en la cadena de distribución.

Si queréis más información sobre Japón, podéis contactar conmigo por e-mail.